Qué hacer en Chiang Mai – 1° parte

22-12-2014

Los trenes en Tailandia son siempre muy puntuales. El viaje desde Lopburi hasta Chiang Mai duró unas 12 horas y superó nuestras expectativas.

Las camas cucheta eran muy confortables y tenían almohada, frazada y un espacio en la parte superior para colocar el equipaje, además de una cortina para darle al viaje un toque de privacidad.

El pasaje nos costó 746 baht cada uno. A las 08:00 de la mañana las azafatas te ofrecen el desayuno, que no está incluido en el precio. Desayunamos con nuestros vecinos de cama, una familia de Bangkok muy simpática, que se la pasó jugando con Luna mientras yo aprovechaba para practicar  un poco de tailandès.

Tren desde Lop-Buri hasta Chiang Mai
Tren desde LopBuri hasta Chiang Mai

Entre plantaciones de arroz, bananeros, largas palmeras y pequeñas colinas de una vegetación exuberante llegamos a la ciudad de Chiang Mai, la segunda ciudad más importante de Tailandia con una población de 200.000 habitantes.

Antiguamente la ciudad estaba rodeada por una muralla de la que hoy solo sobreviven restos, dentro de estos se alza la ciudad vieja, como así la llaman, y es ahí donde se encuentran la mayoría de Guest House, hoteles, bares, restaurantes, varias casas de masajes y una infinidad de templos para visitar.

Por 150 baht una camioneta taxi nos llevó desde la estación de trenes hasta la puerta de la ciudad vieja, donde después de un estudio de mercado, nos hospedamos en SK Guest House. Habitaciones dobles por 300 baht la noche con baño privado, agua caliente, wi-fi y piscina.

Un lugar bonito, con un patio muy bien ornamentado de mucha vegetación, muebles en madera y pintorescos cuadros y esculturas. Disponen de servicio de lavandería por 30 baht al kilo.

SK House, guest house
SK House Guest House
Después de un reconstructivo almuerzo empezamos nuestro itinerario templistico. Hay cuatro rutas de templos top para realizar, los caminos están señalizados en un mapa en la plaza del monumento de Anu Sawari Sam Kasat, punto de encuentro de la ciudad vieja. Este monumento conmemora la alianza de los tres reyes de la Tailandia septentrional, importantes personajes de la historia de Chiang Mai.
En toda la ciudad hay más de 300 templos pero no es necesario alquilar bicicletas porque se encuentran muy cerca uno con el otro y, ya que nosotros decidimos quedarnos 6 días y nos gusta caminar, no tuvimos prisa.
Iniciamos nuestro recorrido visitando el Wat Chiang Mai el templo más antiguo de la ciudad y el Wat Phra Singh, uno de los más venerados, su nombre significa el Buda león.
Wat Chiang Mai
Wat Chiang Mai
Anusawari Sam Kasat
Anu Sawari Sam Kasat
Wat Phra Singh
Wat Phra Singh

En nuestro segundo día continuamos con la la maratón de templos, es de destacar el Wat Chedi Luang que, construido en el 1441, es uno de los edificios más alto de la ciudad vieja. Entre tantos vimos uno muy famoso y característico, construido enteramente en teca, el Wat Phan Tao.

La teca es un árbol de una madera muy resistente que crece en el sudeste del Asia. Antiguamente templos y casas se construían con esta madera. En la actualidad, a causa de la fuerte demanda mundial, sus bosques han casi desaparecido. Hoy por hoy sus florestas naturales están protegidas.

Wat Chedi Luang
Wat Chedi Luang
Wat Phan Tao
Wat Phan Tao
Para terminar nuestro día visitamos la famosa feria que se realiza los días sábados, la Saturday Walking Street, una feria muy colorida que se desarrolla apenas afuera de la ciudad vieja donde, como era de esperar, había de todo.
Es de destacar las artesanías dedicadas a los niños, muñecos de muchas variedades, juguetes de madera, llaveros muy coloridos, ropa y gorros de lana. Un buen lugar para comprar un cuadro, una original agenda o un simple cuaderno de notas.
Gorros de lana
Muñecos y llaveros echos a mano
Lo más insólito de la feria fue ver los músicos de la calle, grupos de 4 o 5 músicos conformados por no videntes que tocaban por el piso sentados en fila india para no molestar a la muchedumbre de personas que por momentos nos hacía casi imposible caminar.
No faltó el puesto de insectos fritos, los bocadillos de sushi a 5 baht y las áreas de masajes donde Lisa aprovechó para una hora de un buen masaje thai, 140 baht. Terminamos el día cenando en una plaza donde un grupo conformado por más de 10 integrantes tocaba una agradable música tradicional.
Insectos fritos
Puesto de Sushi
Puesto de Sushi
El domingo por la tarde fuimos a la Sunday Walking Street, feria dominguera que no te puedes perder, se lleva a cabo dentro de la ciudad vieja y es muy parecida a la del sábado pero mucho más grande.
Lo más insólito fue ver como toda una multitud de personas detuvo su marcha a las 18:00, hora en que Tailandia suena el himno nacional. Habíamos visto ya esta práctica patriótica pero verlo cuantificado en cientos de personas fue impactante.
Los tailandeses respetan mucho su monarquía y cada vez que suena el himno ya sea por la radio, televisión o por los parlantes que se encuentran por las calles, dejan de hacer lo que están haciendo y se ponen de pie en respeto a sus símbolos patrios «oh juremos con gloria morir»…
Agendas y monederos echos en jeans
Agendas y monederos hechos en jeans
Especias
Especias
Sunday Walking Street
Sunday Walking Street

Deja un comentario