Playas y dunas en Barra de Valizas

20.02.2016

Cuando nos encontrábamos con algún viajero que había ya estado por el Uruguay le pedíamos un poco de información de los lugares que más les habían gustado. Fue así como  tantas veces escuchábamos hablar de Barra de Valizas, conocida comúnmente como Valizas, tierra de naufragos, pescadores y artesanos.
Playa de Valizas
Después de dejar Montevideo y antes de desembarcar en Valizas hicimos una breve parada en las playas de Solanas a unos 10 kilómetros antes de Punta del Este.
Ahí nos esperaban amigos que hacia muchos años no veíamos, ocasión especial para visitarlos y conocer parte de las bonitas costas de Maldonado donde ellos viven.
Extensas playas de arena finísima, olas para surfear y casas espectaculares conforman este verde y tranquilo lugar. Lugar que penosamente al otro día tuvimos que abandonar, entre largas charlas y mates, para continuar nuestro viaje.
Después de una calurosa despedida partimos desde la terminal de San Carlos a unos pocos kilómetros de Punta del Este para viajar por unas 3 horas hasta llegar al pueblito de Valizas. El pasaje nos costó 250 pesos uruguayos.
Visitando amigos
Un verde paisaje y largas planicies con lagunas llenas de agua acompañaron nuestro viaje, y finalmente estábamos descargando nuestras mochilas sobre la tierra roja de la imaginaria terminal de Valizas, un pueblito costero de meno de 500 habitantes conformado por algunos «ranchos», simples casitas de playa.
Gracias al sitio airbnb conocimos a Maka, su familia y su casa, la Villa Invisible. Ellos ofrecen el patio de su casa para acampar. El lugar dispone de 2 baños, una cocina en común y un parrillero. Grandes arboles de eucaliptos  regalan su sombra al extenso patio que tiene una huerta y un gallinero. Pagamos 300 pesos uruguayos por día, para acampar en el patio de esta agradable familia, ahh… como no teníamos la carpa ellos nos prestaron una!!!
Lunita y las gallinas
Acampando
La Villa Invisible
Lisa y Maka
La vida cotidiana de Valizas se concentra en la calle principal, la que lleva a la playa. Bares y restaurantes, supermercados y algunos negocios se desparraman a lo largo de ella, que por la noche se convierte peatonal. Paseando en la oscuridad se notan artesanos que alumbran sus paños con velas y artistas callejeros que ofrecen sus espectáculos a la gorra.
La feria de artesanos es otro punto de encuentro de las noches valizeras, un escenario con variados artistas y músicos se presentan todas las noches haciendo del lugar un espacio concurrido por los visitantes. Los bares y restaurantes del lugar también le abren la puerta a la música ofreciendo un espacio para solistas y grupos.
Calles de Valizas
Artesano de los mates
Lisa en la feria
Bares de Valizas
Tambores calentando al fuego
El escenario de la feria
La extensa playa de Valizas esta rodeada por varias dunas de arena, al final de la playa, en el extremo derecho, se encuentra el arroyo Valizas que desemboca al océano atlántico.
Es fácil cruzar el arroyo con la marea baja y, si el sofocante sol te lo permite, subir al Cerro de la Buena Vista, cubierto en un 90 % por la arena.
Atravesando el cerro y caminando unos 6 kilómetros es posible llegar al vecino Cabo Polonio. Una caminata ideal para realizarla bien temprano por la mañana o por la noche, como suelen hacerlo grupos de jóvenes. También hay cabalgatas organizadas que parten desde el pueblo.
Playita de Valizas
Arroyo Valizas
Cruzando el arroyo
Dunas
Cerro de la Buena Vista
Valizas es uno de esos lugares mágicos donde el tiempo parece no pasar. Pero inevitablemente pasa, y después de una semana, tuvimos que despedirnos de toda la gente bonita que conocimos como así también de la tranquilidad del lugar.
Armamos nuevamente nuestras mochilas para dirigirnos hacia Punta del Diablo, un pueblito de pescadores casi al limite con la frontera del Brasil.
Despidiéndonos
Playa y Cerro Buena Vista
Calles rojizas
Camino hacia la terminal
[contact-form-7 404 "Not Found"]

Deja un comentario