Llegar a Bangkok en la fiesta de Loi Krathong

22.11.2016

Llegamos al aeropuerto internacional Suvarnabhumi de Bangkok cerca del mediodía. Después de recoger nuestras mochilas, pasar por migraciones y cambiar dinero (1 Euro 37 baht) ya estábamos arriba del moderno y organizado metro de Bangkok, la forma más económica y fácil de moverse dentro de esta agitada capital asiática.

Nos encontramos con una ciudad completamente envuelta en luto a un mes de la muerte de su rey Bhumibol Adulyadej, conocido también como Rama IX, después de sus 70 años en el poder. Sus habitantes vestían de negro, hombres con remeras y camisas, mujeres con elegantes vestidos y pulseras, todo color negro. Altares con flores blancas atraían la mirada de los curiosos, gigantes carteles con la imagen del rey decoraban la ciudad y dentro del metro podían verse documentales recordando la vida del monarca en un país que estará un año en luto.

Al dejar el climatizado metro un sofocante calor nos envolvió para así devolvernos a la realidad, estábamos en Tailandia, un país tropical con mercados flotantes, estatuas gigantes de Buda, playas paradisíacas y elefantes coloridos recorriendo sus calles.

Después de hospedarnos en la guest house «your place» (habitación doble con baño privado, ventilador y desayuno 650 baht), en las cercanías de la terminal de trenes de Hua Lamphong, estábamos listos para un paseo por Bangkok, en esta nuestra quinta visita a la rumorosa capital Tailandesa. Para más información sobre la ciudad les recomendamos leer, el barrio chino de Bangkok y que hacer en Bangkok.

Hua Lamphong
Hua Lamphong
Luto por la muerte del rey
Luto por la muerte del rey

Este 14 de noviembre, fue un día especial para los tailandeses porque se festejó Loi Krathong, fiesta que se realiza en la luna llena del duodécimo mes del calendario lunar tradicional tailandés que coincide normalmente con el mes de noviembre. Este año casualmente coincidió con la súper luna llena, la luna se acercó a la tierra más de lo normal y se pudo ver más grande y brillante, hecho que no sucedía desde hace 68 años. Loi Krathong es una fiesta tradicional que festeja el final de la época de lluvias donde se venera a la diosa hindú de las aguas Mae Khongkha. Las personas realizan una balsa con forma de cesta con el tronco del banano, donde colocan flores de loto, velas e inciensos y después de realizar una plegaria colocan la balsa en el agua. Así fue como fuimos en busca del  Mae Nam Chao Phraya, el principal río de Bangkok, para ver el espectáculo de cerca.

A medida que nos acercábamos al lugar por las calles, nos encontramos con puestos en donde realizaban y vendían estas balsas. Por 50 baht, poco más de un euro, compramos un Krathong  al que también nosotros ofrecimos a la diosa de las aguas. Esta ofrenda simboliza el comienzo de una nueva etapa, agradeciendo todo lo bueno y dejando lo malo a un lado. Realmente era una agradable imagen ver las personas orar y entregar sus Krathong al agua.

Por la noche, después de un paseo por el turístico y agitado barrio de Kao San road, pudimos ver algunos canales iluminados por estas pequeñas balsas empujadas por la corriente bajo la luna llena gigante de Bangkok, un buen comienzo para un viaje que esta recién iniciando.

Loi Krathong
Loi Krathong
Loi Krathong
Loi Krathong
Comprando un Krathong
Comprando un Krathong
Nuestra ofrenda
Nuestra ofrenda
Flotando en el agua
Flotando en el agua

Los dos días sucesivos en la capital tailandesa nos sirvieron para descansar y organizarnos para el viaje, como ya habíamos estado en anteriores oportunidades, esta vez decidimos visitar el  Central World, el shopping más grande del sudeste asiático, para ver la otra cara de la ciudad. El lugar dispone de 8 plantas, un parking para 7000 vehículos, un hotel, 15 salas de cine y un centro de convenciones. En una de sus plantas hay una amplia aérea dedicada a los niños con un espacio de juegos gratuita donde Luna pudo aprovechar para un poco de diversión. Es el lugar indicado para escapar del sofocante calor del mediodía y realizar algunas compras, si es que la billetera te lo permite. Todas las marcas a nivel internacional se encuentran en este mega shopping de clase alta, donde por momentos uno se olvida de que esta en Bangkok, si no fuera por los rasgos de la gente que trabaja o pasea. En los alrededores del lugar se encuentran otros centro comerciales, edificios imponentes y hoteles de lujo.

En la plaza del Central World en la víspera del año nuevo se realiza la cuenta regresiva con fuegos artificiales lanzados de las terrazas de estos edificios, con música en vivo, pantallas gigantes y miles de personas en las calles, situación que pudimos disfrutar el año nuevo del 2015.

Saliendo del shopping nos reencontramos con el calor constante de la ciudad, los puestos callejeros, las motos, taxis y tuk-tuk que van y vienen, los mercaditos y el alocado transito de la ciudad. La Bangkok que a nosotros tanto nos gusta y nos divierte, esta ciudad tan exótica y de tantas caras que una vez más nos recibió con su habitual sonrisa.

Central World
Central World
Central World
Central World
Por las calles de Bangkok
Por las calles de Bangkok
Por las calles de Bangkok
Por las calles de Bangkok
Por las calles de Bangkok
Por las calles de Bangkok
Por las calles de Bangkok
Por las calles de Bangkok

Deja un comentario