Kuwait, cuando las cosas no salen como lo planeaste

17.11.2016

Cuando uno viaja está expuesto a muchas cosas, en su mayoría positivas, pero a veces el idioma, la diversidad de las sociedades, y creer que uno se lo sabe todo, te pueden jugar en contra. Después de 6 horas de vuelo desde el Aeropuerto de Fiumicino en Roma, estábamos aterrizando en el Aeropuerto de Kuwait City, para realizar una escala de más de 24 horas y seguir viaje hasta Bangkok, nuestro destino final. Compramos nuestros pasajes con la compañía aérea Kuwait Airways, meses después de la compra nos enviaron un e-mail con un cambio de los horarios, como no nos quedaba bien esta modificación nos pusimos en contacto con la empresa que nos ofreció la oportunidad de quedarnos un día de espera en Kuwait alojados en un hotel con todas las comidas incluidas. Lo pensamos y dijimos, «Bien, aprovecharemos esa larga escala para conocer Kuwait City!», un lugar que muy probablemente nunca hubiésemos elegido para conocer.

Aeroporto de Kwait City
Aeroporto de Kuwait City

Nos dijeron que al bajar del avión nos esperaría alguien de la empresa que nos llevaría al hotel, pero al descender no encontramos a nadie. Nos dirigimos hacia un puesto de información turística donde hablaban un inglés más malo del que hablamos nosotros y nos explicaron que el Safir Airport Hotel se encontraba fuera del aeropuerto, así que después de pasar por migraciones empezamos nuestra búsqueda. No tenemos nada en contra de los países árabes, pero cada vez que preguntábamos algo, ya sea en una oficina, a la policía o al personal del aeropuerto, notábamos mucha frialdad por parte de las personas.

Aeropuerto de Kuwait City
Aeropuerto de Kuwait City

El tiempo pasaba y nadie sabia nada de este Safir Airport Hotel, nos estábamos empezando a poner nerviosos y preocupados hasta que finalmente nos encontramos con una oficina del Safir Hotel al que le mostramos las reservas, lastimosamente era otro con el mismo nombre. La persona que nos atendió hablaba poquísimo inglés y nos dio a entender que el que estábamos buscando no se encontraba fuera del aeropuerto sino dentro. Sin preocuparse mucho nos explicó que no podía solucionar nuestro problema y nos mandó a hablar con la policía aeroportuaria. Nada les importaba a esos policías de nosotros, casi no no quisieron hablar, ya estábamos fuera del aeropuerto y si queríamos entrar de nuevo tendríamos que realizar el check-in, luego con nuestras tarjetas de embarque pasar por los controles de migración y entrar nuevamente al aeropuerto. Esto significaba que nos estábamos quemando la oportunidad de salir a conocer Kuwait City al otro día. Eso porque ya nos habían sellado la salida y al entrar de vuelta al aeropuerto nuestro visado se terminaba y no nos hubiesen dado otro antes de que pasaran 48 horas. Como no nos queríamos rendir a esta posibilidad, tratamos por todos los modos de convencer a los policía y luego al personal de migraciones, a ver si nos daban la posibilidad de dejarnos pasar sin sellarnos los pasaportes, pero esto no fue posible, no les importó para nada el pequeño error que cometimos, en parte por culpa de la mala información que nos ofrecieron en la oficina de información turística y en parte por culpa nuestra de creer que uno sabe ya desplazarse sin averiguar bien adonde ir. A veces es mejor preguntar diez veces antes de tomar una decisión apresurada, sobretodo si se trata de países a los que nunca se estuvo antes y no se habla muy bien el idioma.

Aeropuerto de Kuwait City
Aeropuerto de Kuwait City

Después de dos horas de stress y espera, estábamos realizando los controles de migración para entrar al aeropuerto, las oficinas de Kuwait Ayrwais ya estaban enteradas del problema y nos estaban esperando para finalmente llevarnos al hotel que tanto buscamos. Luego de una cena reconstructiva, con un poco de melancolía por saber que al otro día no podríamos salir a conocer la ciudad, nos fuimos a dormir.

El Safir Airport Hotel sirve de apoyo para todos los pasajeros de la compañia de bandera que tienen que realizar escalas largas. Las habitaciones están muy bien, todas equipadas con baño privado, aire acondicionado, calefacción, televisión e internet 24 horas. Dispone de una sala con ordenadores, una sala de recreación con pool, metegol y ping-pong. También hay a disposición un gimnasio y una piscina. Están incluidos el desayuno, almuerzo y cena. Después de nuestro enojo, la verdad no la pasamos tan mal en el hotel y pudimos descansar para continuar nuestro viaje hacia Bangkok. Dos horas antes de la salida de nuestro vuelo nos vinieron a recoger para llevarnos al avión, estábamos ya listos para seguir con el viaje.

Safir Airport Hotel
Safir Airport Hotel

Moraleja de la historia, si viajas a un país nuevo al que desconoces su idioma y el modo de ser de sus habitantes no te confíes de tu experiencia como viajero y pregunta varias veces y a personas diferentes tus dudas antes de tomar una decisión apresurada que te pueda luego costar caro.

Deja un comentario