Las playas de Florianópolis

09.03.2016

Visitar amigos es siempre una buena escusa para volver a la isla de Florianópolis en el estado de Santa Catarina, a tan solo 35 kilómetros de distancia desde nuestro ultimo destino, Guarda do Embaù, donde tomamos uno de los autobuses que salen del centro. Después de un prolongado pero entretenido viaje finalmente ya estábamos en la terminal de Florianópolis. Nuestros amigos Daniel y Adri nos esperaban, una pareja argentino-brasilera que desde hace un año prueba suerte en el sur de la isla, eligiendo para vivir el barrio de Campeche.

La forma más económica y simple de moverse dentro de la isla de Florianópolis es con el eficaz sistema de autobuses integrados que conectan la ciudad con todos los balnearios. Los autobuses salen prácticamente al lado de la terminal, hay que caminar unas 2 cuadras hasta llegar a otra pequeña terminal donde es posible tomar un bus para el norte, el  sur o el este. Costo del pasaje: 3,50 reales. Después de dos autobuses y una hora de viaje más ya estábamos en la casa de nuestros amigos listos para descubrir Campeche. Nos recibieron con un delicioso almuerzo de bienvenida para luego salir a caminar por el barrio en busca de su verde y de su mar. La playa de Campeche mide once kilómetro de largo donde la naturaleza del lugar predomina, en la entrada principal hay algunos bares y restaurantes, heladerías y negocios. En frente se encuentra la isla de Campeche, una reserva ecológica que se puede visitar con excursiones diarias que salen también desde distintas playas vecinas.

Playa de Campeche, Florianopolis
Playa de Campeche, Florianopolis
Playa de Campeche, Florianopolis
Playa de Campeche, Florianopolis
Isla de Campeche, Florianopolis
Isla de Campeche, Florianopolis

Aprovechando siempre del sistema integrado de trasporte de la isla, visitamos la vecina playa de Armaçao. El autobús nos dejó frente a la iglesia Sant’Anna, sobre sus veredas había algunos artesanos vendiendo sus trabajos. Cruzamos la calle y frente a la iglesia nos encontramos con un mirador que daba al mar. Bajando sus escaleras llegamos a la playa donde había algunos barcos coloridos sobre la arena, unas pocas casitas y un bar donde es posible tomarse una cerveza helada. Al final de la playa hay una pasarela que cruza hasta el Pontal das Campanhas. Desde su parte más alta se puede apreciar una vista panorámica de la playa de Armaçao y de la playa de Matadeiro. En este pontal de grandes formaciones rocosas atracan diariamente barcos con cargas de pescados y camarones. Para llegar a la playa de Matadeiro es necesario atravesar un río que hace de división entre las dos playas, caminando unas calles adentro del pueblo se llega al puente que cruza el río. Un verde sendero costea la playa elegida por surfistas que buscan buenas olas y un lugar sereno en contacto con la naturaleza.

Playa de Armacao, Florianopolis
Playa de Armacao, Florianopolis
Playa de Armacao, Florianopolis
Playa de Armacao, Florianopolis
Pontal das Campanhas, Florianopolis
Pontal das Campanhas, Florianopolis
Playa de Matadeiro, Florianopolis
Playa de Matadeiro, Florianopolis

La barra da Lagoa es el punto justo para quien busca un poco de diversión y a su vez naturaleza. El pueblo es muy característico, con un transitado canal que desemboca al mar, un puente que desde arriba ofrece una bonita vista del pueblo, sus barcos amarrados y sus coloridas casas de veraneo. La playa está repleta de bares, uno al lado del otro, donde uno puede desayunar, almorzar o cenar, fue ahí donde nos encontramos con un grupo de amigos que estaban pasando unos días de vacaciones, el momento justo para disfrutar de una buena cerveza en compañía.

Una escollera de piedras forman una pasarela que va hasta el farol de la barra. Cruzando el puente del canal se llega a un sendero,  que lleva asta la prainha, o también conocida como la mini playa, donde sus visitantes van en busca de tranquilidad y una buena vista, alejados de los autos y motos. Caminado por el sendero se encuentran varios hostels donde hospedarse, casas y algún que otro bar, la  atmósfera del lugar es agradable.

Barra da Lagoa, Florianopolis
Barra da Lagoa, Florianopolis
Barra da Lagoa, Florianopolis
Barra da Lagoa, Florianopolis
Barra da Lagoa, Florianopolis
Barra da Lagoa, Florianopolis

Continuando nuestra maratón de playas visitamos la playa Mole, en castellano seria la playa blanda. Su nombre se debe a que la arena es tan blanda que los pescadores del lugar la llamaban la playa del suelo blando, porque al caminar uno siente hundirse en la arena. Ya sea la playa Mole como la vecina playa da Joaquina son las playas surf por excelencia, se encuentran inmersas dentro de enormes dunas que se pueden divisar desde kilómetros. Esta segunda playa es elegida por los jóvenes, sus largas y grandes olas hacen del lugar la sede de importantes campeonatos de surf. Es considerado el mar más peligroso de toda la isla.

Playa Mole, Florianopolis
Playa Mole, Florianopolis
Playa de Joaquina, Florianopolis
Playa de Joaquina, Florianopolis

Otro lugar natural que visitamos fue la Lagoa do Peri que es un parque municipal donde uno puede ir a pasar el día y disfrutar de la infraestructura que brinda sus visitantes. La Lagoa do Peri es la laguna de agua dulce más grande de todo el estado y se encuentra rodeada por la mata atlántica, vegetación que crece entorno a este espejo de agua de 5 kilómetros. Después de pasar la tarde en el parque, y mientras esperábamos el autobús para regresar a Campeche, pudimos observar que detrás de la parada se encontraba la playa, como nuestro autobús todavía no venia aprovechamos para hacer unas fotos de la playa vacía y tranquila. La justa combinación que un pescador pueda necesitar. Esplendida parada!!

Lagoa do Peril, Florianopolis
Lagoa do Peril, Florianopolis

Y si lo que buscas es naturaleza, pero también diversión, les contamos que la Lagoa da Conceiçao lo tiene todo. Una laguna ideal para la practica de deportes náuticos como el windsurf y el kitesurf entre otros. Un lugar que se ha convertido con el tiempo en el principal punto de vida nocturna de la isla, con su centro lleno de restaurantes, bares y lugares donde ir a divertirse. Por las noches por sus calles se realizan espectáculos de música, ferias de artesanos y, donde es posible, la oferta de comidas en sus innovadores «food truck», modernos carritos que se desplazan en circulo en un área dedicada donde uno puede elegir la comida que más le gusta y sentarse a compartirla con otros en unas mesas centrales que quedan a disposición de todos. En estos espacios nos encontramos con una pista de skate, baños y wifi free.

Cuando nuestros diez intensos días en Floripa se estaban acabando, nos despertamos temprano para empezar el día con un feliz cumpleañitos, Luna cumplió 5 años! Desayunamos, regalitos, torta y llegó la hora de despedirse para seguir el viaje rumbo a nuestro próximo destino, las playas de Sao Francisco do Sul.

Cumple Luna
Cumple Luna

Deja un comentario