Escala de una noche en Estambul

12.12.2015

Llegó finalmente la hora de armar mochilas. Después de haber estado 9 meses en nuestra casa en la isla de Cerdeña estábamos listos para emigrar en busca del calor y escapar al frío que se acerca lentamente a Europa.

La espera en el aeropuerto de Estambul
Después de semanas de búsqueda de vuelos en la web, Lisa, la experta en el tema, encontró el siguiente vuelo. Ida: Roma-Buenos Aires con Turkish Airlines, con una escala de un día en Estambul, Turquía, y otra escala técnica de 1 hora en San Paolo (350€ por persona).Vuelta: San Paolo-Roma, con Air Marroc, con escala de dos horas en Casablanca, Marruecos (330€ por persona).
Esta combinación de vuelos nos hizo ahorrar el costo de un pasaje y trazó lo que será nuestro destino viajero: Argentina, Uruguay y Brasil. El dinero ahorrado lo utilizaremos para hacer más kilómetros y así llegar a San Paolo para poder tomar el vuelo de regreso.
El vuelo de Turkish Airlines despegó a horario desde el aeropuerto de Fiumicino y 4 horas más tarde ya estábamos aterrizando en el aeropuerto de Ataturk en tierras turcas.
El frío se hacía sentir, pero la curiosidad era más fuerte, y una vez fuera de la terminal ya estábamos buscando el metro que nos llevaría hasta la ciudad vieja en la parte europea de Estambul, donde nos íbamos a alojar.
Buen provecho!

 

Buscando informaciones

Ahí estábamos los tres arriba de un metro en la capital de Turquía, escuchando las paradas por los parlantes  y tratando de entender dónde bajarnos. Nos entreteníamos mirando el nuevo paisaje, las caras de las personas, los carteles en otro idioma, edificios, plazas y mezquitas que veíamos pasar por el vidrio del metro. De a poco nos despertábamos para empezar a entender que estábamos de vuelta en viaje y en un lugar que ni siquiera teníamos planeado visitar, por lo menos por ahora.

Viendo como llegar…
Una vez ya fuera del metro empezó la peregrinación para encontrar la calle donde se ubicaba el hospedaje. Después de preguntar y preguntar por la calle «Kuçukaya sofya Manallesi Kadirga Meydan Sokak No: 16 Sultanahmet, Fatih» milagrosamente encontramos el lugar. Habíamos reservado por esa noche en Liman Apartments. Por las fotos que habíamos visto en  la página de booking parecía un departamento bonito, pero cuando lo vimos en vivo y en directo nos dimos cuenta que nos llevaron a otro, mucho más pequeño y menos lujoso, «paciencia» por 9€ la noche, mucho no nos podíamos quejar.
Nos recibieron con un té caliente, al mejor estilo turco y después de dejar nuestras pertenencias salimos a dar un vueltita por el centro histórico de Estambul.
Calentando los ánimos
Centro histórico de Estambul

 

Antiguas casas
El tiempo que teníamos no era mucho, así que luego de pasar por fuera de la famosa Mezquita azul, ver algunos restos de lo que fue el hipódromo de Constantinopla y los obeliscos donde ahora es la plaza de Sultán Ahmet,  nos dirigimos al Gran Bazar para ver más de cerca un poco de Turquía.
Obelisco

 

Plaza de Sultanahmet

 

Obeliscos
Esta maravillosa estructura empezó a construirse en el año 1464, pero en el año 1864 vino reconstruido casi en su totalidad después de un terremoto. El Gran Bazar tiene 58 calles con más de 4000 tiendas y día a día recibe entre 250.000 y 400.000 personas. A nuestros ojos se destacaban las tiendas de joyería, mosaicos, instrumentos musicales, orfebrerías y cerámicas entre tantos.
El Gran Bazar

 

Tiendas coloridas

 

Más tiendas

 

Luces

 

Cerámicos
Las horas fueron pasando entre tiendas y tiendas, después de cenar cerca del mercado ya estábamos de regreso al departamento para descansar, a las 9.00 de la mañana salía nuestro vuelo para Argentina, mi tierra y también la de mi familia y amigos. Después de una breve escala en San Paolo, Brasil, finalmente estaremos en Buenos Aires.
Posando

 

Fuente en el bazar

 

Buscando la salida
[contact-form-7 404 "Not Found"]

Deja un comentario