En Hotel Bus a Sihanoukville

10.01.2015
Hemos viajado por el mundo en autobuses, trenes, aviones, barcos, autocaravana, y a dedo en camiones y autos, pero viajar en un «Hotel Bus», como ofrecían las agencias turísticas de Siem Reap, era algo que nunca habíamos hecho y queríamos ver con nuestros propios ojos.
Ciclista en Phnom Penh

Así que a la hora de dejar Siem Riep y todos sus templos, decidimos comprar nuestros pasajes hacia Sihanoukville en estos publicitados «Hotel Bus» con servicio de wi-fi free incluido. El pasaje nos costó $15 por persona, partiendo a las 23:00 y llegando alrededor de las 11:00 de la mañana del otro día, por lo menos eso fue lo que nos dijeron a la hora de comprar la oferta, que incluía también el transporte en minibus desde donde estabamos alojados hasta la terminal.

Después de una hora de espera el minibus llegó y alrededor de la medianoche ya estábamos acomodándonos en las camas del renombrado «Hotel Bus», camino a la costa camboyana. La cama doble donde dormimos los tres, equipada con frazadas y almohadas, era bastante espaciosa, pero si mides más de 1,80 quizás no puedas estirarte bien.

Hotel bus
Hotel bus
El viaje transcurrió sin problemas y por momentos solo nos despertaban los pozos en la carretera.
Todo iba en una perfecta armonía hasta que nuestro sueño sobre ruedas clavó sus frenos a las 07:00 de la mañana cuando llegamos a la ciudad de Phnom Penh, la capital de Camboya.
El «Hotel Bus» se vació y solo quedamos algunos pasajeros medios dormidos que despertábamos, no con un «buen día», sino con un camboyano que nos decía: «Change bus!» o sea, había que cambiar de autobús.
Se suponía que el hotel móvil nos llevaría hacia la ciudad de Sihanoukville, pero no fue así.
Sucede que en Camboya muchas veces los operadores turísticos te dicen una cosa por otra, con el único fin de vender, lamentablemente el afectado siempre es el turista a quien no lo queda otra opción que aceptar las reglas del juego.
Luna despertando
Hotel bus

Bajamos un poco molestos del «Hotel Bus» y después de algunas discusiones nos dijeron que en 10 minutos llegaría otro autobús común que nos llevaría a nuestro destino final.
Medios dormidos, recostados entre nuestras mochilas, esperamos los 10 minutos que al final se convirtieron en 2 horas y media. Para matar la espera sacamos algunas fotos de la capital en plena acción.
Nuestro autobús llegó y 4 horas más tarde ya estábamos en la terminal de Sihanoukville listos para una nueva aventura.

Motociclista con cañas de azúcar
Un clásico, motos cargadisimas
Tráfico matinal

Este fue nuestro check-out final para los «Hotel Bus», una experiencia más que les queríamos contar.
P.D: existen varias empresas de «Hotel Bus», quizás no todas son como la que elegimos nosotros, y seguramente esperamos exista la posibilidad de encontrar empresas serias.
Igualmente el «Hotel Bus» es una exótica experiencia que le recomendamos realizar.
Buen Viaje…

Empresa seria
Turismo honesto
[contact-form-7 404 "Not Found"]

Deja un comentario