Dos días en Lopburi

19-12-2014
El viaje desde Ayutthaya hasta Lopburi dura 1 hora y media y los pasajes de tercera clase nos costaron 13 baht por persona, niños gratis.
El centro de la ciudad se encuentra muy cerca de la estación de trenes, después de realizar un estudio de mercado, decidimos hospedarnos en el Nett Hotel, habitación con cama matrimonial, baño privado con agua fría y wi-fi, 250 baht la noche.
Había otras dos Guest House en la zona pero costaban el doble. También está el Namastè India Restaurant que dispone de algunas modestas habitaciones, baño compartido y agua fría por unos 350 baht. Esa noche cenamos aquí para cambiar un poco el menú viajero, la comida era buena y la cerveza helada, sus propietarios, dos indianos, muy simpáticos.
Al otro día nos despertamos muy temprano, no porque teníamos ganas de madrugar sino porque unos monos llamaron a nuestra ventana. Así es! La ciudad de Lopburi es famosa por sus ruinas de los imperios Dvaravati, Khmer, de Sukhothai y de Ayutthaya y también por una comunidad increíble de monos que descontrolan la ciudad desde la mañana hasta la noche.
Desayunando con los monos
La ciudad es en parte tomada por estos monos traviesos que te roban el teléfono o la cámara de fotos cuando les haces una foto, te saltan sobre la cabeza, como le pasó a Luna, entran dentro de los negocios para robarse algo de comer o simplemente llevarse un recuerdo.
Ya la gente del lugar sabe cómo ahuyentarlos sin hacerles del mal, ya que el budismo promueve el respeto a toda forma de vida.
Monos en la ciudad
Después de desayunar en compañía de los monos salimos a conocer las ruinas. Visitamos el monumento más significativo de la ciudad, el Prang San Yot, estas 3 torres simbolizan los 3 dioses indùes Brahma, Shiva y Vishnu. Monumento que los monos eligieron como base de sus locuras, haciendo de este lugar su casa.
Prang San Yot
Prang San Yot
Prang San Yot
Prang San Yot
Atravesando las vías del tren hay unas ruinas de una torre de piedra y un pequeño templo llamado San Phra Kan. Durante el día nuestras caminatas nos llevaron a visitar otras cuantas ruinas que se encuentran esparcidas por la ciudad, entre las cuales el monumento más antiguo, el Prang Khaek.
Prang Khaek
Ya por la tarde en la vía principal del centro se empezó a montar una feria, que por suerte pudimos ver, porque solo se realiza los días miércoles en la noche. Había de todo, puestos de exóticas comidas para nuestros ansiosos paladares, todo tipo de jugos de frutas y licuados, tortas y dulces.
No faltaban los puestos de ropa, una variedad de diseños en remeras y mochilas, ropa interior, anteojos, cremas, perfumes, lentes de contacto estilo Marilyn Manson, también había un puesto que vendía conejos con su casa móvil y hasta su ropa, bisutería toda, música, películas, vídeos, accesorios para telefonía y puestos de comida, comida y más comida.
En Tailandia los puestos de comida callejera son muy pero muy baratos, la economía viajera resiste, a veces el hígado no.
Puestos de comida callejera
Mientras Luna degustaba su choclo hervido, nos fuimos a un campo de deportes que estaba al lado de la feria a mirar un partido de Takraw, deporte nativo del sudeste de Asia parecido al voleibol, que se juega con una pelota de caña y se utilizan los pies y la cabeza. Una especie de cruce entre el fútbol y el voleibol.
Terminamos la noche jugando con cuatro niños tailandeses a la pelota, hasta que una de mis sandalias de cuero marcó el tiempo final. Al día siguiente decidimos abandonar Lopburi y todos sus monos locos que nuevamente por la mañana vinieron a desayunar con nosotros.
Monitos
El día transcurrió tranquilamente y ya por la noche estábamos listos para tomar el tren que nos llevaría hacia el norte de Tailandia, a la ciudad de Chiang Mai, nuestra próxima meta.
El tren nocturno Lopburi – Chiang Mai sale a las 22:00 y llega a las 10:00 de la mañana del otro día. Esta vez no viajamos en tercera clase, sino en los vagones con cama, 746 baht cada pasaje.
Esta modalidad es un poco más cara que tomarse un autobús o nuestros queridos trenes de tercera clase pero al evaluar las tantas horas de viaje optamos por esta confortable y linda experiencia que les recomendamos probar. Para asegurarse el lugar les aconsejamos reservar con antelación.
Tren Bangkok – Chiang Mai

Deja un comentario