De paso por Lampang

27-12-2014
Llegó la hora de dejar la bonita ciudad de Chiang Mai, así que, después de que Luna abrió su regalo que Papà Noel tailandès le trajo, encontrado debajo de un arbolito prestado en una cafetería, desayunamos y tomamos una camioneta taxi hacia la terminal de autobús, 100 baht.
Taxi hacia la terminal de autobuses
Taxi hacia la terminal de autobuses
La idea inicial era seguir viaje hacia la ciudad de Phrae, 4 horas al sudeste de Chiang Mai, pero el destino se cambió cuando en la ventanilla de la empresa nos dieron la noticia que todos los pasajes estaban ya vendidos, nosotros no fuimos antes a comprarlos, así que amigos viajeros, es muy aconsejable reservar primero antes de las fiesta para evitar pequeños dolores de cabeza!
«Y ahora qué hacemos»? Primera pregunta. Empezamos a buscar una ruta alternativa y consultando un poco nuestra guía de viajes decidimos ir hacia la ciudad de Lampang.
Habíamos averiguado que a las 17:30 partía un tren así que por 50 baht nos tomamos otra camioneta taxi hasta la terminal de trenes. Después de almorzar compramos los pasajes de tercera clase, 23 baht cada uno.
Eligiendo nuevos destinos
Eligiendo nuevos destinos
Un rojizo atardecer acompañó nuestro viaje y en dos horas estábamos en LampangPara llegar hasta el centro desde la estación de trenes no te quedará otra que tomar un tuk- tuk o una camioneta taxi por unos 80 bath.
Era ya de noche y estábamos con hambre y cansados así que nos quedamos en la primera Guest House que encontramos. Riverside Guest House es un complejo de bungalows en teak muy bonito, habitaciòn con una cama simple y una doble, baño privado, agua caliente, wi-fi y desayuno incluido, todo por 400 baht la noche.
Nuestra habitación
Nuestra habitación
Salimos hambrientos en busca de una cena, y ahí fue el segundo garrón del día. Encontramos que estaba ya casi todo cerrado, milagrosamente vimos un bar bastante bonito, con música en vivo y ahí nos quedamos.
Hablamos con 4 camareros y les explicamos por favor que queríamos comida sin picante, visto que la comida thai pica demasiado, y nuestros estómagos nos pedían a gritos un stand-by.
Diez minutos después llegaron nuestros platos. Buen color, buen olor, buena presentación, todo iba bien hasta la primera cucharada, cuando descubrimos que nuestras comidas tenían más o menos un kilo de curry y que se yo que otras especias que solo producían, en boca, calorrrr!!!
Decidimos después de cenar llevar a Luna a una plaza que estaba toda decorada con luces navideñas, era algo realmente bonito que ella quería ver desde ya hacía rato, así que le habíamos prometido que después de la cena ahí estaríamos.
Y que paso??? Apenas pusimos un pie en la plaza, todas la luces del lugar se apagaron! Noooo, tercer garrón del día!! Luna llorando, nosotros con hambre, visto que la cena quedó a la mitad, y además sin luces de navidad para jugar!
Pero, cuando ya parecía que el día terminaría negativo, Lisa sacó la fuerza y magia que solo una madre puede tener y habló no sé con quién, y este otro habló por teléfono con no sé quién otro y, cuando ya nos estábamos por ir tristes a dormir por un día que no salió como queríamos, las coloridas luces de la plaza principal de Lampang se encendieron.
Se sintió un grito grupal de unas cuantas personas que había en el lugar, sumado al nuestro, claro. Luna empezó a correr como nunca antes lo hizo, era todo una alegría, la decoración de las luces eran realmente lindas de admirar.
Chicas en rollers disfrazadas de Papà Noel les regalaron caramelos a Luna y a otras personas, la fiesta se largó por otra media hora más! Todo gracias a una madre que no se conformó con que su hijita se fuera a dormir sin su colorida navidad. La energía del momento había cambiado, éramos la familia más feliz del mundo!
Al otro día nos levantamos y desayunamos en ese bonito lugar mientras charlábamos con dos señoras inglesas que estaban recorriendo la Tailandia en bicicleta mountain bike.
Después de dar una vuelta por el barrio y hacer un par de fotos, tomamos una camioneta taxi hasta la terminal de autobús, 60 baht, y compramos pasajes para nuestro próximo destino, la ciudad de Sukhotai.
Ahí nos vemos amigo viajero, y recuerda que tu haces tu realidad!
Desayunando
Desayunando
Luna explorando
Luna explorando
Terminal de Lampang
Terminal de Lampang

Deja un comentario