Curitiba

Marzo 2016

Si venís mochileando por el sur de Brasil y en tu mapa te aparece Curitiba, no dudes en quedarte al menos dos días en esta atractiva ciudad capital del estado de Paraná, uno de los estados mas ordenados, modernos y organizados del país.

Curitiba se encuentra a 100 kilómetros al oeste de la costa del océano Atlántico. Es una ciudad de grandes edificios y cemento no lo vamos a negar, pero al caminar por sus calles uno no siente el peso y el stress de estar en una gran ciudad.

Una de las mejores cosas que tiene es su vida cotidiana.  Desde tempranas horas la ciudad cobra movimiento. Desde las ventanas del  departamento en donde estábamos hospedados podíamos comprobarlo. Las avenidas se cargaban de autos y sus calles se llenaban de personas que iban y venían.

Pero a pesar del trafico y la gente es muy fácil moverse dentro de la ciudad. Anchas veredas, peatonales y avenidas ofrecen un transito fluido y organizado. Sumado a esto un moderno sistema de autobuses te trasportan a los puntos turísticos mas frecuentados.

Y como a nosotros nos gusta caminar le podemos aconsejar que una de las mejores cosas que se pueden hacer en Curitiba es recorrer hasta el cansancio la peatonal comercial  Rua das Flores, con una infinidad de negocios, bares y restaurantes. En sus veredas varios artistas y artesanos vendes sus trabajos y regalan historias.

Esta peatonal fue inaugurada en el año 1972 y fue la primera peatonal de Brasil, al final de la peatonal se encuentran el «Bondinho da leitura» un vagón de tranvía que funciona como una mini biblioteca.

Pero no solo su peatonal es característica en Curitiba, caminando llegamos al centro histórico de la ciudad . Unas calles empedradas conforman el «Largo da Ordem» un paseo obligado de la ciudad con viejas casonas coloniales de tejas rojas. En el lugar se encuentra la catedral y otros edificios emblemáticos. Los días domingos se realiza una feria de artesanos, comidas y artistas muy entretenida. Sobre el paseo peatonal adoquinado muchas de sus casonas fueros restauradas para luego convertirse en bares y negocios de artesanías. Un punto de encuentro nocturno de la ciudad.

Y si el ruido de la ciudad no es lo tuyo podes visitar el Jardín Botánico de Curitiba ubicado en el barrio Jardim Botánico  donde la mayor atracción es su maravilloso invernadero estufa de estilo ingles. Dentro del invernadero se encuentran especies de Brasil y otros países. En su interior, subiendo por las pasarelas que tiene la estructura se puede obtener una bonita vista del jardín estilo francés que  rodea el lugar.

El jardín botánico ocupa una área de 278 mil metros cuadrados, con un pequeño lago con un puente, y el museo botánico que aloja un auditorio y una biblioteca especializada.

Para nuestro gusto estos son los mejores lugares de Curitiba para conocer, una moderna y tranquila ciudad que si te queda de paso en tu ruta viajera podes optar por visitar.

Ya en la terminal, esperando muestro bus para Paranagua, decidimos hacer unas compras para el viaje, fuera de la terminal, cruzando la avenida se encuentra  el Mercado municipal de Curitiba, un mercado especializado en artículos de optima calidad y de variados productos entre otros vinos, quesos, especies, embutidos, productos de la cocina japonesa, carnes y pescados. Debido a la calidad y procedencia de estos productos no es nada barato hacer las compras aquí.

Después de comprar algunas frutas ya estábamos listos para continuar nuestro viaje, nuestra próxima para la Isla do Mel.

Deja un comentario