Cerdeña en autocaravana, de Bosa a Tharros

El mes de octubre es un mes perfecto para recorrer la Cerdeña en autocaravana. La isla comienza a vaciarse, el tiempo es bueno, con temperaturas de hasta más de 25° y todavía muchas estructuras continúan abiertas. Otra ventaja es que las carreteras están menos transitadas y uno al conducir no tiene que ponerse el problema de viajar a la velocidad crucero de 70/80 kms la hora con una fila de autos atrás tratando de sobrepasar a toda costa.  La temporada baja ofrece mejores precios y mejor calidad y la naturaleza regala colores vivos y atardeceres rojizos.

Así fue que llenamos el tanque de gasoil y salimos a dar una vuelta por esta maravillosa isla mediterránea. Partimos al atardecer desde la ciudad de Olbia para dirigirnos hacia el este en la provincia de Oristano. Nuestra primera etapa era llegar hasta la ciudad de Bosa, a unos 140 kilómetros.

En viaje

Después de más de dos horas de viaje entramos en este pueblito medieval, que dejamos atrás para dirigirnos directamente hacia la playa de S’Abba Druche, donde por casualidad decidimos pasar la noche.

S’Abba Druche se encuentra a tres kilómetros hacia el norte de Bosa por la carretera de la costa que va hacia Alghero. El lugar dispone de una área preparada para autocaravanas que queda frente a la playa. Llegamos ya de noche y no había nadie a quien pagarle. Al otro día, bien temprano por la mañana, llegò una señora a cobrarnos y darnos un recibo. Pagamos 15 euros por la plaza con conexión eléctrica, donde hay baños y un restaurante que estaba cerrado. Lo mejor de la situación fue que también vendía pan y unos croissants fabulosos! Un desayuno 100% exótico y barato!

Area sosta autocaravanas S’Abba Druche – Bosa

La salvaje playa era naturaleza en su estado puro, formada por tres bahías, una muy distinta a la otra. Playas de piedras o arena oscura y paisajes de tipo, «Dónde estamos? En la luna?». El mar transparentisimo llena de vida las increíbles piscinas naturales que se forman entre las rocas, una belleza indescriptible. La Cerdeña no deja jamás de asombrarnos.

Playa S’Abba Druche – Bosa
Playa S’Abba Druche – Bosa
Playa S’Abba Druche – Bosa
Playa S’Abba Druche – Bosa

Por la tarde abandonamos el verde de este paisaje para perdernos por las callecitas de Bosa, una pequeña ciudad atravesada por el único río navegable de la isla, el Temo. Casas coloridas de tejas rojas se asoman al río, donde característicos botes de pesca se encuentran amarrados a orillas del concurrido malecón. En la arquitectura del casco antiguo se puede observar el estilo español del lugar. Un castillo con más de 900 años corona la fachada de este pueblito encantador, por momentos tuvimos la sensación de encontrarnos en la ciudad española de Granada o en la ciudad de Cuzco en Perú.

Río Teno – Bosa
Vista de lo alto de Bosa

Después de tomar una fresca cerveza en la plaza, le preguntamos a la camarera del bar donde se podía comer bien y a buen precio, fue así que nos recomendó la trattoria Sa Cariasa ubicada a pocos metros, frente a la estación de servicio. El lugar es acogedor y al sentarnos en la mesa nos recibieron con una entrada y una copita de Malvasía, el vino típico de la zona. Comimos muy bien, los platos estaban preparados en base a productos de estación, precios honestos y una cálida atención.

Torre española - S'Archittu
Torre española – S’Archittu

Después de una formidable cena, nos dirigimos hacia nuestro próximo destino, S’Archittu, a unos 40 kilómetros al sur de Bosa.

Cuando despertamos al otro día nos dimos cuenta que habíamos estacionado cerca de una playa en la que se encuentra una torre española que desde lo alto domina la vista de la bahía.

A tan solo un kilómetro de ahì se llega a la playa principal donde se levanta un Arco de una altura de 15 metros formado por la erosión del mar. Pueden acercarse nadando para poder contemplar desde cerca esta obra de arte natural que le da el nombre al pueblo de S’Archittu.

Playa de S’Archittu
Malecon en S'Archittu
Malecon en S’Archittu

Almorzamos en unos de los bares que hay en el amplio paseo peatonal con vista al mar de S’Archittu para luego seguir viaje hacia la playa de Is Arutas, unos 40 kilómetros hacia el sur.

Lo particular de la playa de Is Arutas, vecina a la ciudad de Cabras, es su arena formada básicamente por piedritas de cuarzo del tamaño de un grano de arroz. El mar es de un azul tropical, de aguas profundas y transparentes. Irresistible! Unas de las mejores playas que hemos visto en nuestros viajes por la isla!!

El lugar es ideal para ir en autocaravana, hay muchos sitios a lo largo de la costa donde encontrar un espacio bonito y tranquilo para estacionar. En la dos entradas hay un estacionamiento que se paga, con baños cercanos y un bar. Nosotros nos dirigimos hacia el Chiosco da Marco, donde almorzamos muy bien y a buen precio. Te aconsejamos las entradas de mar combinadas, exquisitas!

Is Arutas
Is Arutas – Cabras
Is Arutas
Is Arutas – Cabras
Chiosco da Marco – Is Arutas – Cabras
Is Arutas
Is Arutas – Cabras

Pasamos dos días extraordinarios inmersos en la naturaleza salvaje de este lugar, bandadas de cientos de pájaros acompañaron nuestra salida por los deshabitados caminos de Is Arutas. Como broche final visitamos las ruinas de la ciudad de Tharros que se encuentran a solo 9 kilómetros hacia el sur.

Tharros es una antigua ciudad fundada por los fenicios a finales del siglo VIII a.C., fue construida en un punto estratégico, ubicada en la punta más fina de una península acariciada por aguas cristalinas. Se puede obtener una vista panorámica del lugar desde lo alto de la Torre de San Giovanni di Sinis. «No te la pierdas»!!

El complejo es abierto al público y dispone de un gigantesco estacionamiento. Les dejamos el link con todos los horarios y los precios, es posible combinar entradas a sitios diferentes en un mismo billete.

Tharros – Península del Sinis
Tharros - Península del Sinis
Tharros – Península del Sinis

Al atardecer emprendimos nuestro regreso a casa, Naturando nos esperaba. Volvimos ya pensando «Donde vamos el próximo fin de semana?», hemos encontrado en la Cerdeña lo que siempre buscamos… paisajes únicos, mares cristalinos, comidas típicas, un pueblo auténtico y cálido. Me parece que éste es el comienzo de un largo e infinito viaje. Cerdeña!!

Deja un comentario